Somos otros cuando tenemos hambre.

Somos otros con hambresomos otros con hambre

Así es, por que la razón nos abandona cuando tu cuerpo se siente al límite de sus fuerzas

¿A quién no le ha ocurrido que cuándo los plazos apremian en el trabajo y te es imposible salir a comer te quieres devorar todo? o ¿Cuándo sales corriendo sin desayunar porque de otra forma no llegarás a tiempo a ese examen o a entregar esa tarea que te mantuvo ocupado toda la noche te da muchísima hambre?

Y es que cuando pasan las horas y la ansiedad se apodera de ti; sucumbes ante la primera oportunidad de comer cualquier cosa ingerible que se pase por tu camino; es allí dónde la razón te abandona. Porque no importa si estas a dieta, si sabes que eso dañará tu récord de alimentos saludables o si sabes que lo tienes estrictamente prohibido por el doctor. Con toda seguridad te abalanzarás sobre la tiendita o la maquinita expendedora de frituras y golosinas.

Claro que no es de asombrar que el instinto te acompañe y te obligue a tener algo en el estómago.

Pero, te has preguntado si esto ¿Ocurre en otros ámbitos de tu vida? Por ejemplo ¿alguna vez tu necesidad insatisfecha de afecto te ha dejado llevar por el primer pestañeo de la princesa en aprietos que se cruza en tu camino? o ¿Del primer acto de caballerosidad de cualquier chico de ojos lindos tenga contigo….? Y aunque la razón te regañe, tu ocupas tu mente por días enteros de ideas románticas nublando así por completo tu mente.

¿Te suena familiar? ¿Qué tal si vamos aún más lejos? Me atreveré a ir aún más allá y te pondré otro ejemplo. ¿Qué crees que suceda si tienes mucho tiempo sin trabajar? ¿Qué crees que dirías a un prospecto empleador? Obviamente sin importar el sueldo, ni la jornada, ni el ambiente laboral, ni las oportunidades de crecimiento, falta de prestaciones, etc., etc. te hará recapacitar y pese a todo muestras tu enorme necesidad, que lejos de lograr que el empleador te vea como un buen candidato, en el mejor de los casos te dice:

Le agradezco su tiempo pero me parece que usted esta sobre calificado para esta labor, por lo que lo invito a buscar otra oportunidad”

Y en ese momento no te sientes alagado por el contrario sientes un nuevo rechazo que afecta tu autoestima profesional que agrava aún más tu estado de animo porque en un principio buscabas trabajo y te faltaba experiencia, te faltaba capacitación, te faltaba dominar algún idioma o alguna nueva habilidad en el campo de la informática; pero ahora te sobra.

¿Qué se hace en estos casos?

Pues bien, lo primero es ubicarte dimensionando tu perfil profesional y saber cuánto vale un elemento como tú en el mercado laboral.

Primero: enlista tu formación académica, seguida de tus habilidades, tus logros y tu experiencia;

Segundo: busca organizaciones con las que compartas valores y acercarte, aún y cuando no se encuentre una vacante en ese momento podrías solicitarle que te evalué, lo cuál te permitirá prepararte para poder aspirar con mayores oportunidades para cuando exista una vacante, además de que al permanecer en su cartera de reemplazo te acerca a tu meta, otro beneficio es que llegarás sin esa apremiante urgencia por ser el candidato ideal, lo cual reflejará mayor seguridad y dejarás una mejor impresión.

Tercero: no dejes pasar la oportunidad de realizar exámenes, test o pruebas a manera de ensayo para que puedas capacitarte en las áreas que te hagan falta y te centres en un objetivo en vez de solo decepcionarte sin saber por qué no eres un buen candidato.

Cuarto: si tienes una profesión pero cuentas con habilidades o hobbies que se pueden convertir en un emprendimiento, empresa o proyecto; no lo descartes porque esa puede ser una muy buena fuente de ingresos, que en principio sea tal vez provisional o puede llegar a ser algo permanente.

Quinto: evita que la ansiedad te lleve a bajar la guardia y tomar el primer trabajo en el que te acepten, porque probablemente estarías desperdiciando años valiosos de experiencia o de capacitación, por lo que es mejor buscar trabajo cuando aún lo tienes para mejorar el que tienes o encontrar el área que te resulte más apasionante. Y si eres estudiante no esperes a concluir tus estudios para adquirir experiencia, ya que sería excelente comenzar como practicante, lo que te aventajará en experiencia y habilidades.

Sexto: busca equilibrar tu vida personal para que no llegue a ti la ansiedad por comer(lleva snacks saludables contigo) o por entablar una relación (analiza si realmente es una necesidad insatisfecha de afecto o realmente te interesa alguna persona para comenzar una relación de pareja).

Te invito a compartir, en este espacio tus vivencias, que sin duda nos enriquecerán.

Anuncios

¿Cómo reducir gastos?

REDUCIR GASTOS

Se sabe que en la actualidad no es tarea fácil generar ingresos adicionales y antes de cambiar de empleo o buscar un empleo adicional, que puede implicar un mayor desgaste físico e intelectual, así como menor tiempo libre; te proponemos otra alternativa para contar con mayores recursos. Así es, te proponemos reducir gastos; con lo que te permitirá destinar un monto a ahorro, a inversión o simplemente a satisfacer una necesidad. Es en ese sentido que vale preguntarnos:

¿Qué estrategias podemos, tomar en consideración, a efecto de gastar menos? Para responder a esta interrogante te recomendamos algunas medidas a tomar en cuenta independientemente de cual sea tu edad o situación financiera:

  • Control de gastos. Llevar a cabo una lista de todos los gastos que realizas durante un mes, desde los aparentemente más insignificantes hasta los más grandes. Esto te proporcionará una valiosa herramienta para saber en dónde estás destinando la mayor parte de tu ingreso y de qué podrías prescindir. Actualmente existen muchas APPS que te facilitarán la tarea.

  • Aprovecha campañas publicitarias. Si eres de las personas que desecha los cupones porque piensas que tal vez sea una pérdida de tiempo, te proponemos revalorarlo. De igual forma puedes buscar las promociones que algunas empresas realizan para atraer clientes como ofertas, puntos acumulables, ventas nocturnas o los club de lealtad.

  • Acércate al gobierno. Checa los subsidios a los que puedes tener acceso por tu edad, por tu nivel de ingreso, tu situación familiar, por tu tipo de actividad como Pequeña o mediana empresa, etc.

  • Sé un ecologista. Valora la posibilidad de reciclar algunas cosas que tal vez te resulten en un primer momento listos para ir a la basura. También puedes usar de vez en cuando la bicicleta para ahorrarte el combustible para ir al trabajo o al colegio, otra opción es compartirlo con un colega para que entre ambos repartan el gasto en combustible.

  • Alimentación consiente. En vez de comer en un lugar cercano al trabajo o al colegio, prepárate algún refrigerio en casa, con lo que además te harás más consiente de lo que comes a diario y optarás por comidas planeadas e incluso más saludables.

  • Diviértete sin gastar. Organiza, una vez al mes, juegos de mesa en casa con tu familia o amigos que es divertido y reduce tu gasto en salir, además propiciará una forma distinta de convivir.

  • Pon orden en la casa. Revisa la alacena y ve las fechas de caducidad, no solo para desechar lo que esta caduco sino para que además valores si es necesario reponerlo en tu siguiente compra.

  • Directo al cajón de los créditos. Acércate al banco en donde tengas un crédito y solicítale reducir tu adeudo mediante pagos anticipados sin que exista penalización, para poder liquidarla lo antes posible y poder tener una nueva línea de crédito. Lo cual puede serte útil en el futuro, por ejemplo para poder comprar un bien inmueble y dejar de pagar renta. Asimismo vigila el uso de tu tarjeta de crédito y de las tarjetas adicionales, mediante tu estado de cuenta, para hacerte consiente de en qué la utilizas y evitar el robo de identidad.

Esperamos te sean de utilidad estas recomendaciones y te deseamos ¡¡Mucha suerte en la tarea!!