¿Cómo es mi “yo” financiero y cómo sacarle provecho?

Centro Bursatil

La edad, la personalidad que se tiene cuando se invierte, las preferencias y la situación financiera son solo algunos de los elementos a considerar cuando de seleccionar un instrumento financiero se trata. Así es!! todo esto es lo que comúnmente se denomina como el “Perfil del Inversionista”.

Con el fin de simplificar su conocimiento en el presente artículo hablaremos solamente lo que respecta a la edad y a las preferencias que conforman el Perfil del Inversionista.

De esta manera, partiremos de los 25 años, ya que se asume el hecho de que en edades más tempranas generalmente no se cuenta con ahorro que posteriormente se convierta en inversión.

Es por ello que si tu edad oscila entre los 25 y 30 años es muy probable que comiences a ahorrar o bien a adquirir un crédito para comprar un inmueble, lo cual es también un tipo de inversión pensando en que se incremente su plus valor con el paso del tiempo. Pero también comenzarás a investigar cómo funcionan las inversiones a tu favor por lo que en principio solo usarás una parte de tu ahorro para invertir y en la medida que lo conozcas mejor comenzarás a asumir riesgos que impliquen un mayor rendimiento.

Si tu edad esta entre los 31 y 40 años estas más estable en tu vida laboral y posiblemente no incrementes tu nivel de inversión porque ya llegaron los hijos y con ello los compromisos financieros.

Si te encuentras entre los 41 y 50 años de edad estas en la madurez de tu vida laboral y es cuando se define el nivel máximo de responsabilidad y por ende en tu nivel de ingreso por lo que estarás pensando en sacarle el máximo provecho y es posible que comiences a invertir un poco más que antes.

Si estas en el rango de 51 a 60 años ya estas pensando en tu retiro y la forma más conveniente para hacerlo, además conoces cómo funciona el mercado de las inversiones y estás dispuesto a diversificar para obtener las mejores ganancias con el menor riesgo.

Ahora bien otro elemento muy importante para conocerte mejor y descubrir en dónde y cómo te conviene invertir es la forma en que asumes los riesgos. Por lo que para saber cuál es tu perfil deberás realizarte algunas sencillas preguntas; como por ejemplo:

¿Soy cauteloso cuando se trata de riesgo financiero?

¿Me gusta tener mi dinero siempre disponible?

¿Me gusta tener certeza en cuanto al rendimiento que obtendré por mi dinero?

Si la respuesta a estas interrogantes es si, entonces eres un inversionista conservador, por lo que podrás invertir en el mercado de dinero.

Ahora bien si :

¿Prefieres obtener un rendimiento superior aunque pueda implicar un riesgo?

¿Estás constantemente enterado de acontecimientos importantes en términos de tecnología o cambios en empresas y por ello piensas que puede existir un margen de ganancia al mover contantemente tu dinero?

¿Te gusta probar con nuevas combinaciones para invertir en el mercado?

¿Si eres de las personas que se desespera fácilmente si tu dinero esta inmóvil pues piensas que podrías sacar mejor partido de él si lo estas continuamente diversificando o cambiando de lugar?

Si tus respuestas fueron afirmativas, entonces eres un inversionista Agresivo, por lo que podrías comprar y vender acciones con el apoyo de un asesor.

Por otra parte si eres de las personas que:

Piensa que en la diversificación de fondos esta la compensación entre la seguridad de un rendimiento fijo y un margen de rendimiento de riesgo pero mayor; por lo que prefiere colocar una parte de sus inversiones con riesgo y la otra parte la coloca en una alternativa que le ofrezca rendimientos fijos.

Entonces eres un inversionista Moderado y podrás realizar una combinación entre el mercado de dinero y la inversión en acciones de empresas que se financian mediante la emisión de acciones.

¿Y tu? ¿Cómo eres? ¿Ya te ubicaste? Si es así, entonces ya tienes un paso adelante pues con esta información bajo el brazo puedes abrir una cuenta de ahorro que poco a poco se convertirá en tu futura inversión para que te fijes un objetivo preciso y no solo ahorres por ahorrar, porque te dará una motivación mayor para hacerlo. Y si ya cuentas con un monto para invertir entonces tendrás una idea más precisa de lo que se adecué a tus intereses y podrás acercarte a la bolsa de valores mediante una institución de intermediación financiera para que te oriente y diseñen juntos un plan que se adapte a tus necesidades y preferencias.

Mucha suerte con la tarea!!!

Anuncios

Simplifica tu vida

En la actualidad es común escuchar frases como “no tengo tiempo”, “estoy muy ocupado o ocupada”, “le devuelvo la llamada más tarde”, “quisiera que el día tuviera más horas”, “lo platicamos después” o “ahora no hijo”, “te compensaré el tiempo después”, “te prometo que si iré a la reunión de la escuela o al festival escolar”, etc. ¿te ha sucedido? La simple idea de sentirse agobiado con los muchos pendientes suena abrumadora. Pero y ¿cómo lograr contar con más tiempo? La clave es la organización del tiempo, ¿cómo? Simplifica tu vida!!! Recuerda que si nunca tienes tiempo para hacer lo que quieres; puede llegar el día que cuando quieras hacerlas realmente ya no tengas tiempo…

simplifica

A continuación se enlistan algunas recomendaciones sencillas, que seguramente te serán de utilidad:

  • Coloca un pizarrón en tu oficina y lleva una agenda en donde anotes tus pendientes por semana, día y hora e involucra a tu personal en ello.
  • Elabora un plan de acción con tus colaboradores para que cuando se presenten situaciones similares puedan resolverlo sin que te involucres directamente.
  • Lleva un orden en tu escritorio de la oficina o en tu computador; lo que te ahorrará tiempo al momento de encontrar documentos importantes.
  • Valora la posibilidad de contratar un asistente personal que lleve tu agenda en orden y que realice los trámites personales urgentes o bien solicita apoyo a tu pareja o bien a algún amigo o amiga para que aproveche en realizar algún trámite cuando tenga que ir a hacer el suyo.
  • Realiza pagos por internet para abreviar el tiempo que te implica desplazarte.
  • Solicita comida a algún restaurante cercano para evitar el tiempo que te implica salir de la oficina a comer.
  • Apóyate en un mapa para que no efectúes recorridos innecesarios cuando realices gestiones fuera de tu casa u oficina.
  • Prioriza actividades, mediante la elaboración de una lista de compromisos sociales y personales, posteriormente ordénalos por importancia, para que privilegies los que para ti sean ineludibles.
  • Realiza las tareas o conflictos a resolver más sencillas y por tanto más fáciles para ti primero, lo anterior para que no te abrumes y termines por bloquearte, lo que puede ocasionar que te genere retrasar el concluir con el resto de las tareas. Esto puede aplicarse si eres estudiante y debes prepararte para tus exámenes o cuando llevas a cabo tareas en el hogar.
  • Al realizar las compras de los víveres puedes hacerlas por internet, lo que agilizará la tarea y además evitarás la tentación de comprar cosas que no necesitas en ese momento.

Comparte tu experiencia al usar estas recomendaciones o enriquece esta lista con tus propias sugerencias, nos serán de gran utilidad!!!