¿Tu trabajo te llena o te vacía?

Existen trabajos que te llenan porque son los que te apasionan, son aquellos que son ad-hoc a lo que te has capacitado o porque tus habilidades estan plenamente alineadas a tus actividades principales; son aquellos en los que aprendes, en los que sientes satisfacción por los objetivos que vas logrando en el mediano y largo plazo.

Esa situación es la ideal, pero desafortunadamente no se da en la mayoría de los casos, tal como se muestra en un artículo del día 13 de octubre de 2013, elaborado por Susan Adams colaboradora de Forbes, quien expresa que; de acuerdo con un informe elaborado por Gallup “en el mundo existe el doble de trabajadores “activamente desconectados” que trabajadores “comprometidos” que aman a sus puestos de trabajo”*. El estudio abarcó alrededor de 230,000 empleados de tiempo completo y a tiempo parcial en 142 países. “Gallup descubrió que sólo el 13% de los trabajadores se siente comprometido con su trabajo. Eso significa que tienen un sentido de pasión por su trabajo, una profunda conexión con su empleador y pasa sus días innovando e impulsando a su empresa.”* Y es México el país con un mayor grado de insatisfacción laboral dentro de los países de America Latina, en una proporción de 60% del total de trabajadores contemplados en el estudio.

Pero ¿Cuáles son los trabajos que te vacían? Ya sea porque nada de lo que haces es suficiente, pues aún cambiando de estrategia no logras resolver los temas importantes. Son trabajos que demeritan tu autoestima, son los que odias al llegar y de los que añoras salir. Son los que, en un absoluto sentido de compensación, “te hacen” gastar de más porque sientes que es para ello que te esfuerzas por lo que te das ciertos “lujos”. Sabes que ese trabajo te da de comer pero es lo que te roba la salud. Es por eso que digo que son los que te vacían proque haciendo un balance sucede que es más lo que pierdes que lo que ganas. Y son los que al pasar de los años te dejan un gran vacío en tu interior.

Recuerdo el caso de un jefe que tuve hace algunos años, quien en varias ocasiones se quedó trabajando toda la noche por cumplir con alguna encomienda especial, con el consecuente desgaste físico y emocional. Al cabo de algún tiempo llegó el momento de su jubilación y pensó que al encontrarse por fin cerca de su familia encontraría en ella el reconocimiento de sus hijos y la comprensión de su pareja, pero para su sorpresa esto fue todo lo contrario porque encontró una total indiferencia; se perdió tanto tiempo que su familia se acostumbró a su ausencia y tal como sucede en la vida de todo ser humano que sigue adelante se adoptó a esa situación. Sus hijos como es natural cambiaron sus preferencias al crecer, de las cuales por supuesto él desconocía y sus compromisos sociales ya no lo contemplaban. Todo esto aunado a su falta de actividad y su demeritada salud le abrieron la puerta a la DEPRESIÓN.

Yo admiro a las personas que disfrutan lo que hacen, que los motivan sus propios logros y que incluso están poniéndose metas más ambiciosas. esto logra contagiarme ese entusiasmo. Claro que que no todo lo que respecta a nuestro trabajo es algo que nos guste pero la mayor parte si. Es por eso que considero de vital importancia reconocer a tiempo los trabajos que te llenan o te vacían.

Fuentes:

*http://www.forbes.com.mx/mexico-el-pais-con-mayor-insatisfaccion-laboral-de-latam/

Los viajes del autoconocimiento

SEMC 3MP DSCViajar no solo te permite conocer el lugar que visitas, también te da la oportunidad de conocer más sobre ti mismo. ¿A qué me refiero? A que analizando tus hábitos al viajar te puedes descubrir sobre cosas que no conocías de ti.

Yo confieso que al término de mi último viaje decidí analizarme, lo cual me reveló cosas que hasta ahora había pasado desapercibidas de manera plenamente consiente, pues según algunas filosofías

espirituales es en el alma que se deposita toda la sabiduría y el conocimiento pleno de si mismo.

SEMC 3MP DSC

He aquí algunos de las detalles que observé no solo de mi, sino de algunos pasajeros que, seguramente al igual que yo, no éramos consientes en ese momento.

Te invito a que hagas memoria de tu último viaje y te reencuentres.

¿Te cuesta trabajo desprenderte de tus pertenencias al momento de entregar tu equipaje para que sea llevado al comportamiento correspondiente en el avión o en el autobús? Probablemente hable del apego a las cosas materiales.

Si habitualmente viajas solo o acompañado, te puede hablar de cómo te relacionas con los demás.

Si prefieres lugares tranquilos y poco concurridos, por que en el fondo eres introvertido, aunque a veces tu situación laboral o familiar te obliga a ser quien lidera o tal vez porque para poder descansar prefieres la calma total en contraste con tu ajetreada vida cotidiana.

Si no pierdes la oportunidad para hablar con otro turista solo para intercambiar impresiones del viaje, lo cual habla de tu naturaleza comunicativa o porque piensas que de otra forma el ambiente es tenso y eso rompe el hielo y te permite relajarte al distraer tu mente de cualquier elemento fuera de tu control como lo es por ejemplo viajar en avión

Si en algún momento del viaje te encuentras a solas: ¿Prefieres reflexionar sobre tu vida y lo que deparará el futuro? o solo quieres olvidar al menos por unos días tu rutina y prefieres no recordar nada que tenga que ver con tu vida actual.

Si eres habitualmente introvertido y con las personas del lugar te comportas extrovertido o a la inversa; esto bajo la premisa de que esas personas no saben quién eres y es muy probable que no las vuelvas a ver. ¿Qué tan honesto contigo mismo eres?

Si viajas en grupo, eres de las personas que elije las actividades a realizar en el día o eres de los que terminan por ceder ante la presión del grupo para no generar conflictos. Lo que puede hablarte de tu naturaleza de ser seguidor o líder.

Eres de los que prefieren practicar deportes extremos, porque es el único momento en que te permites realizar hazañas que de otra forma te parecerían muy arriesgadas y te das ese autopermiso de ser impulsivo@ o simplemente te gusta presumir a tu regreso sobre tus atrevidas historias de viaje.

Eres de los que prefiere disfrutar de una cena con una vista espectacular degustando platillos exóticos al lado de tu pareja y pasear por la noche por las calles del lugar.

Eres de esas personas que siempre olvida algo importante y pierde algún paseo o actividad por estar buscando reponer, en las tiendas el objeto olvidado.

Eres de las personas que deja para el último minuto el poder empacar todo para el viaje o eres de las personas que organizan con anticipación todo su equipaje e incluso elabora una lista de las actividades a realizar antes del viaje o de los objetos que deberá llevar consulta en internet el clima, la historia, las costumbres, las principales actividades, del lugar al que vas a visitar. Tal vez seas como una amiga que me decía que tenía siempre preparada una maleta pequeña bajo su cama con todo un kit de viaje a la playa por si alguien la invitaba.

Y como última reflexión te dejo la siguiente frase a tu consideración:

Se dice que la vida es a fin de cuentas como un viaje en tren algunas personas suben y bajan en distintos momentos, que es cuando se cruzan en nuestras vidas.

Yo agregaría que la forma en la que viajas en ella es la forma en que vives tu vida; para algunos planearla les permite disfrutarla sin sorpresas desagradables y para otros lo divertido es dejar que los sorprenda. Cualquiera que sea tu personalidad y como decidas vivirla, sé consiente de tu naturaleza y sé congruente con ella.

Compártenos tus historias de viaje, seguramente tendrás muchas y muy divertidas.

¿Tu estilo de trabajo se alinea con los objetivos de tu empresa?

estrategias Si tu estilo de trabajo no contribuye con los objetivos de tu empresa ¿Qué estrategias debes usar para lograrlo?

Si eres emprendedor y cuentas con la dirección de tu Pyme y pese a todos tus esfuerzos te sientes rebasado por la operación, la logística y la administración. Es hora de cambiar YA!!!

Si no sabes por donde comenzar, estas en el lugar correcto!!!

Primero que nada recuerda los objetivos a cumplir cuando iniciaste con el proyecto:

  • Lograr independencia económica.
  • Contribuir al ingreso familiar.
  • Cubrir una necesidad insatisfecha en el mercado, que te redituaría una ganancia.
  • Ser líder de una organización.
  • Demostrarte que tienes el talento para consolidar una firma.
  • Llevar del papel a la práctica esa idea genialmente innovadora que se te ocurrió.

¿Qué pasó por tu mente al leer estos puntos? ¿Volviste a soñar despiert@?

Bien pues cualquiera que sea tu idea, con la que originalmente emprendiste es hora de contrastarlo con la realidad actual….. Pero si no es lo que esperabas (créeme generalmente es así). Entonces vale preguntarte si ¿Aún te sigue entusiasmándote como concepto? y si ¿Tienes la capacidad financiera de superar las pérdidas? y si es así ¿Por cuánto tiempo?. Es muy importante poner un límite; ya que de lo contrario te meterás en muchos problemas financieros.

Ahora que si ya te sientes desgastad@ física, anímica y financieramente; entonces no pierdas más y traspásalo o véndelo lo antes posible; ya vendrá otro proyecto que te entusiasme. Si estas en este punto asume el hecho de que tendrás pérdidas y lo más importante es que las minimices. No esperes a que nadie quiera comprarte.bajas finanzas

Es importante vender o traspasar rápidamente para dar paso a otro proyecto o pagar los préstamos que adquiriste. Ahora que si estás pensando en venderlo por partes, esto te implicará mayor tiempo y vale tener en cuenta que conforme pase el tiempo, lo más seguro es que la pérdida sea mayor por que tu mobiliario y mercancía pierde su valor comercial día con día; a menos claro que se trate de un bien inmueble en cuyo caso te abre la oportunidad de rentarlo o emprender otra cosa.

Pero volviendo al tema; la pregunta clave es ¿Qué estas haciendo o dejando de hacer para que el negocio prospere? ¿Cómo saberlo? Pues bien llegó el momento de descubrirlo, comienza por realizar este Test:

1.- ¿Las tareas que realizo están enfocadas directamente a obtener ingresos?

A) Si

B) No, solo me dedico a la administración.

C) No, solo me dedico a supervisar a los empleados.

2.- Si tu respuesta a la pregunta anterior es si ¿Qué actividades realizas para ello?

A) Coloco mantas para que mi negocio sea más visto por mis posibles clientes.

B) Asisto a expos para promocionar el producto o servicio, Contrato espacios publicitarios, Visito posibles clientes, Tengo mi propia pagina web en donde realizo ofertas y tengo presencia en redes sociales en donde me hacen pedidos, Conozco las tendencias del mercado en lo relacionado a mis productos o servicios.

C) Ninguna de las anteriores.

3.- Sabes como te perciben tus clientes?

A) No.

B) Si, porque mis empleados son amables con los clientes.

C) Si, porque me han expresado su opinión.

4.- Has tomado alguna decisión de mejora en el último año?

A) Si, pero no se cuál fue el resultado, en términos de ventas.

B) No.

C) Si y eso me favoreció con un incremento en mis ventas del 20% y planeo hacer otra en breve.

5.- ¿Conoces cuál es tu competencia directa?

A) Si.

B) No.

C) Si y estoy estudiando la manera de hacer una alianza estratégica o la forma de hacer ofertas o competir con calidad o con horarios que la competencia no cubre o estoy planeandoo ofrecer servicio a domicilio que no tiene la competencia, etc.

6.- ¿Haz contemplado la forma de reducir costos?

A No.

B Si, pero no se como.

C Lo he intentado pero no es posible.

7.- ¿Te has preguntado si tu producto es realmente el que la zona demanda?

A) No.

B) Si, pero no sé qué hacer para cambiar mi producto y estar acorde con el nivel de ingreso o gustos de la zona.

C) Si y contrataré un mercadólogo para que me realice un estudio de mercado y afinar las estrategias para allegarme de más clientes de la zona.

8.- ¿Existe un ambiente cordial en tu negocio?

A) Si.

B) No lo sé.

C) No, porque si les doy a mis empleados la confianza después abusarán de ella.

9.- ¿Consideras que tus empleados se sienten en la confianza de hacerte sugerencias con respecto al negocio?

A) No.

B) No lo sé.

C) Si, porque existe cordialidad y buena comunicación, además me han expresado en varias ocasiones sus inquietudes.

10.- Si la respuesta es si a la pregunta anterior ¿Has tomado en cuenta alguna sugerencia de algún empleado?

A) Si.

B) No.

C) Lo estoy valorando.

No existen respuestas correctas o incorrectas esto es solo una guía que te permitirá ver cuál es tu desempeño como emprendedor y qué alternativas puedes tener para cambiar tu estilo y ello te reditué en el corto y mediano plazo un incremento en ventas.

Esperando que esto te sea de utilidad te invito a que nos compartas tus experiencias como emprendedor que serán siempre bien recibidas; suerte y éxito!!!

Autoestima y crecimiento profesional ¿Causa-efecto?

autoestima pra el exitoExiste una basta literatura en relación a la autoestima y mucho se ha hablado de ella en el campo de la psicología, que sin lugar a dudas es el punto de partida, pero no es habitual abordarla desde otros puntos de vista como en el plano del crecimiento en el campo laboral y su impacto en el crecimiento profesional.

Existe un hecho que me ha dejado una huella y que compartiré con mis lectores con la intención de ilustrar el gran impacto que puede existir en la vida profesional y poder explorar la existencia de la relación causa-efecto que expongo.

Hace algunos años en mi camino profesional había un buen amigo que al estar próximo a su jubilación experimentó un cambio en su área de trabajo y la conclusión de esa restructuración interna propicio el cambio de su jefe directo por otro; que para su des fortunio sentía que extinguía su capacidad creativa para resolver problemas e imponía sus métodos a todos los que colaboraban con él. El “nuevo” jefe se dedicó a solicitar un sin fin de reportes que extenuaba la energía de todo su equipo, pues para cumplir con la encomienda debían extender por lo menos una hora su jornada laboral. Ante todo esto decayó el buen animo de mi amigo y cuando me lo comentaba, en mi vano intento por reconfortarlo le decía que seguramente se trataba de un periodo de ajuste y en la medida que su actual jefe conociera su desempeño eso sería cosa del pasado. Pero las cosas no cambiaban y pasaron los meses y mi amigo decidió acercarse al jefe y externarle su sentir a lo que él le argumentó que debía verificar la situación que guardaba el área por lo que esos reportes eran indispensables, mismos que en vez de ser semanales ahora serían diarios, además era una queja infundada porque era una argucia suya ya que nadie lo había comentado y se notaba que no era suficientemente productivo y quería enmascarar esa situación con su negatividad, así que lo exhortó a ser más propositivo y a esforzarse por trabajar mejor. Eso lejos de hacerlo sentir mejor hizo que los roces fueran más evidentes entre él y su jefe y por ende a mi amigo cada día le pesaba ir a trabajar y comenzó a realizar una cuenta regresiva del tiempo en que llegaría su jubilación y cuando al fin llegó el día esperado me comentó que le quitaban un gran peso de encima  y que aprovecharía para dedicarle tiempo a algunos proyectos, entre ellos unos con fines filantrópicos.

Dejé de ver a mi amigo por al algunos meses pues ya teníamos otro ritmo de vida y al cabo de su año “sabático”  le pregunté por sus proyectos y con gran desanimo me comentó que  ya ni siquiera los tenía en mente y con sorpresa vi que no había en él entusiasmo, por el contrario parecía en una franca depresión.

Qué le sucedió?

Los comentarios del  exjefe sin sospecharlo trascendieron y debilitó la autoestima de mi amigo al imponerle su opinión sobre su mal desempeño y él a su vez le dìo algo más que el beneficio de la duda por eso le afectaron tan negativamente los comentarios y olvidò las felicitaciones que en el pasado le hicieron, con la entrega de algunos reconocimientos por su dedicación y esfuerzo, de los que fui testigo solo en un par de ocasiones en su larga trayectoria.

¿Qué harías tu en su lugar?

Esa pregunta me la he hecho varias veces y no es fácil la respuesta pero mi amigo finalmente optó por ingresar al campo laboral con renovada energía al cabo de más de 5 años fuera  del campo de juego y renovó sus ánimos con algunos viajes a la playa y mucha reflexión; tal vez para probarse a si mismo que tenía todo lo que se necesita para seguir creciendo; lo cual me congratula y llena de orgullo.palmeras cobijando pericos

Si algo afecta gravemente tu autoestima es probable que el efecto en tu productividad y crecimiento sea evidente pero reencuéntrate y demuéstrate que tu autoestima no depende de fuera sino de adentro, por que finalmente es la percepción que tengas de ti mismo.

Los riesgos de la motivación

Los riesgos de la motivaciónExisten personas, que aun sin conocerlas, se denota su optimismo y siempre que sean genuinas e incluso si te llegases a encontrar en un estado de ánimo neutral te lo pueden contagiar, con lo que seguramente cambiará tu día.

Sin embargo hablemos de una motivación no como un estado de animo pasajero sino de una motivación como motor que te impulsa, porque disfrutas lo que haces o porque en tu mente sabes que cada día te acercas un paso más a algo que deseas alcanzar. Suena muy apetecible ¿cierto? Bien pero

¿Qué pasaría si estas sin saberlo en el riesgo de la motivación?

Imagina por un momento que eres un estudiante de licenciatura a punto de concluir con el último año de la carrera y ves publicada una oferta de trabajo en una de las organizaciones más exitosas en el campo de tu futura profesión; por supuesto te propones conseguir ese trabajo pese a la gran competencia que te espera. Te las arreglas para asistir a una entrevista haciendo gala de la ropa formal que crees te sienta mejor, con la mejor sonrisa y todas tus esperanzas sobre tus hombros. Al ver las instalaciones te deslumbras e ignoras la cantidad de personas que al igual que tu esta haciendo antesala, para cuando al fin te atienden la emoción del momento te inunda pero procuras confianza y te aferras a la idea de convencer al entrevistador de que eres la persona ideal para la vacante. Al concluir te dicen que te contactarán y a partir de ese momento estas con el deseo apremiante de tener noticias, por fin te citan y te comunican que eres el seleccionado y tu no sabes si darle un beso al portador de tan gratificante noticia o saltar de gusto; pero en su lugar respiras profundo y muy dispuesto para la encomienda solo atinas preguntar

¿Cuándo empiezo?

Estás que no te crees lo que te ha pasado y te sientes el ser más afortunado del mundo y te preparas para tu primer día de trabajo. Así va transcurriendo el tiempo y sientes que eres especial pues a ti te seleccionaron pese a la competencia.

Cuando al fin te acostumbras poco a poco al ritmo diario y tu cuerpo va resintiendo las tareas que cada vez crecen y tu sigues motivado e incluso te comprometes a nuevas tareas que tu mismo propones con tal de que todos vean el maravilloso elemento que eres y vas descubriendo que tu cuerpo te reclama al igual que tu familia y amigos pero además sacrificas tiempo de estudio de tus últimas materias en el colegio, tu te argumentas que esto es tan solo por un tiempo y que compensarás a todos y a todo. Y ese tiempo se convierte en años y para cuando descubres que llegan las promociones y los reconocimiento pero que no has sido seleccionado; al principio piensas que eres de los más jóvenes en la institución que de seguro los demás llevan allí más tiempo que tu y esa es la razón. Te auto motivas de nuevo y allí vas debatiéndote entre la adicción al trabajo y el deseo de reconocimiento, pero insistes que es esa la organización en la que debes estar por que tiene todo el prestigio del mundo pero no te das cuenta que eres una

línea del tigre y no la cabeza de gato”

Así es, no es la falta de motivación lo que debe prevalecer cuando ingresas a trabajar por primera vez; sin embargo si es necesario alinear todos los elementos que te han conducido por el camino en el que vas, esto es

no descuidar lo importante por lo urgente

Es decir si sabes que debes privarte de la compañía de tus seres queridos para estudiar al preparar un examen o salir más tarde del trabajo el día que así se requiere, es necesario pero si eso se prolonga por meses o años, tarde o temprano se pierde el equilibrio.

Recuerda que generalmente las personas que se sobre exigen tienen un trabajo poco remunerado pero intenso, lo que constantemente los tiene al borde de sus energías y por tanto son ineficientes para esa labor, ya que aún y cuando se encuentren fuertemente motivados y comprometidos ello no tiene un efecto proporcional a sus resultados; por lo tanto afecta en gran medida su autoestima. Esto en el largo plazo se puede traducir en frustración y en resentimiento, el cual transciende en todas las áreas de su vida.

Recuerdo a un jefe que tuve hace algún tiempo, quien era, desde mi punto de vista un elemento valioso para la institución, pues siempre proponía mejoras que terminaban encomendándoselas a él por lo que siempre tenía trabajo extra que hacer y sus jornadas de trabajo eran las que más se prolongaban, pero cuando le sugeríamos que podríamos apoyarlo en alguna tarea él siempre se negaba. Hubo una ocasión en la que permaneció trabajando toda la noche para preparar una propuesta que mejoraba un proceso de principio a fin; para cuando tenía que presentarlo era notorio su cansancio y finalmente para su beneplácito se aprobó y su misión fue la de liderarlo, todo estaba muy bien pero su energía se fue mermando con el paso de los meses y a nadie de sus colaboradores nos involucró en la tarea, era verdaderamente titánico su esfuerzo, con el consecuente descuido de su familia y amigos. No se percató que para la fecha en que debía mostrar el primer avance, paralelamente  en el área de informática ya estaba muy avanzado el proyecto de automatización de tareas por lo que su propuesta fue obsoleta incluso antes de concluirla. El día que su jefe se lo comunicó estaba más que molesto culpó a todo y a todos, pero como deseaba contar con todas las estrellas para lograr así el reconocimiento y una promoción que mejorara  su actual nivel olvidó un elemento muy importante, este es el de la comunicación con su equipo de trabajo que conocía parte de los avances de la automatización y subestimó a su equipo ya que tampoco delegó ninguna responsabilidad porque no creyó en nuestras capacidades para poder apoyarlo.

Entonces no solo la motivación y el esfuerzo son la formula única para llegar a la meta, existen otras variables como la comunicación, el delegar funciones, la planeación, el control, el seguimiento, etc. que combinadas pueden llevarte a buen puerto.

Si te encuentras con que, la organización en la que laboras o la empresa que montaste o la tarea que te has comprometido, exige de ti un desequilibrio permanente, tal vez eres solo una línea que apenas figura en el tigre y en ese caso vale la pena preguntarse si es preferible una tarea menos ambiciosa o una organización menos prestigiada pero que tu labor se note realmente y puedas ser la cabeza del gato, o que en otra encomienda puedas dirigir o plantear estrategias o liderear algún proyecto, etc.

Date la oportunidad de ser.

No será fácil y más cuando no estas preparado, por ello te exhorto a que primero te visualices en un cambio, luego intentar no comprometer tu tiempo libre y en su lugar agudiza tus sentidos para ver y escuchar sobre nuevas oportunidades en el ámbito laboral para que midas tus competencias actuales y descubras si tienen cabida en el mercado y si estas desactualizado entonces prepárate para que cuando llegue la marea de una oportunidad no la dejes escapar!!! Animo esto es paso a paso.

¿Cuál es tu montaña?

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Todos tenemos una meta, objetivo, deseo o ideal que alcanzar. Y seamos realistas, puede ser tooooda una misión imposible, sí así es; contrario a lo que se nos dicen desde la niñez en los cuentos infantiles, pasando por las moralejas de las películas, lo que nos cuentan algunos profesores, los temas que abordan algunos libros de superación personal, etc. en cuyos contenidos o recomendaciones nos alientan a no rendirse hasta completar con la tarea que nos llevará al logro de ese fin que nos hemos propuesto y una vez obtenido seremos “felices por siempre”.

Te preguntarás ¿Será, la persona que escribe estas líneas, alguien con amargura en su corazón? o solo ¿Rompe mi ilusión por el mero gusto de hacerlo? Nada esta más lejos de eso, es solo que hay que dimensionar lo que buscas e incluso evaluar si es un deseo, una necesidad insatisfecha o simplemente una frustración trascendida de nuestro padres hacia nosotros.

Tal vez pienses ¿De qué me servirá saberlo? Bien ya que estas en este punto, podemos comenzar a descartar aquello que no es algo que nació en ti; porque podría ser que es la expectativa a cumplir de tu circulo de amigos, la familia, tus maestros, etc.

Recuerdo en una ocasión a una de mis amigas que estudió una carrera universitaria solo porque en su familia enaltecían siempre las cualidades de ésta. Mi amiga incluso la acreditó con honores, pero como es de imaginar al pasar de los años se tropezó con la realidad; claro que no sin antes dar tumbos perdiendo lo más valioso que puede tener un ser humano, que no regresa y que el más millonario del mundo no puede pagar; eso es el tiempo. Mi amiga no se sentía satisfecha al ejercerla y al término de las entrevistas de trabajo se justificaba por no considerar ese empleo argumentando cosas como:

me fue bien pero esta muy lejos de mi casa, o ese horario esta de muerte, o no con ese sueldo de miseria jamás aceptaré”

y aún cuando otras personas distintas a la de su familia cercana, le decían:

pero con esa actitud no lograrás adquirir ninguna experiencia”.

Por supuesto que, para entonces, ella era el orgullo de la familia; porque logró la expectativa deseada y además se daba su lugar al no permitir aceptar cualquier oportunidad laboral que no valorara todo su potencial. Así las cosas, con el tiempo esta amiga terminó por trabajar en una empresa la cual estaba cerca de su casa y el sueldo, que dicho sea de paso, era menor al que podría accedido si hubiese ejercido su profesión.

Pero ella ya no era esa chispeante chica que conocí en sus años de estudiante antes de elegir su profesión. Lo más grave del caso es que vivía sin descubrir lo que para todos los que la rodeábamos era más que evidente, no era feliz. No veía su trabajo con pasión y se fue convirtiendo en un agobio que marchitaba su entusiasmo; al cabo del tiempo se fue amargando el carácter y se aisló porque esa situación lastimaba su autoestima y poco a poco dejó de asistir a las reuniones. Era una pena, pero  con la obligación moral de un buen amigo te sentías con el deber de comentárselo, ante lo cual podían suceder dos cosas; se tornaba agresiva porque no eres el primero que se lo mencionaba y ya esta fastidiada de escucharlo o se colocaba en papel de víctima en el que decía “no puedo hacer nada, porque tengo tantos compromisos financieros que no puedo darme el lujo de renunciar a este empleo” y el consecuente distanciamiento se fue haciendo aún más evidente, pues lejos de reconocer el gesto parecía que le disgustaba.

Probablemente te preguntarás ¿y su familia? Bueno pues ellos la compadecían y le atribuían esa situación a la falta de oportunidades y lamentaban el desperdicio de su talento.

Ahora bien, ¿Qué hay de aquellas cosas que tu piensas que crees es tu meta y no es otra cosa que una necesidad? y peor aún, ni siquiera depende en su totalidad de ti y me refiero al caso en el que vives un amor platónico, un amor no correspondido y que tu piensas que necesitas a toda costa que te ame porque tu eres el ser humano perfecto para él o ella pues completarás su vida, le curará el corazón roto, le llenará de todos los cariños y mimos de los que nunca ha probado y que nadie será capaz de brindarle.

Pero en ningún momento pasa por tu mente la ligera idea de que tal vez tu no eres ese ser perfecto para esa persona porque tal vez no le interesas, no le gustas e inclusos no le agradas, pese a tus esfuerzos. Y no hay peor cosa que forzar un sentimiento porque a veces estas dispuesto a arrastrar tu corazón por el suelo de la desesperación sin darte cuenta que estas imponiendo tu deseo por sobre la voluntad de la otra persona, como cuando se te acerca aquella persona que suspira cuando te ve y es muy evidente, tanto que hasta tu amiga o amigo te lo dice, pero tu solo piensas que te resulta totalmente aberrante la idea de que sea tu pareja.

Entonces la necesidad insatisfecha de afecto, por la que colocas tus ojos en una persona que subconscientemente sabes que no te podrá corresponder, te dejará convenientemente en una situación de siempre anhelar algo que no podrás obtener y es en ese caso un claro ejemplo de auto sabotaje.

El querer satisfacer una necesidad dista mucho de un objetivo de vida, debes afinar bien lo que persigues o te resultará frustrante o peor aún si logras esa meta tan anhelada, pero al final no cumple tu expectativa de felicidad; te robará la ilusión de lograr nuevas metas.

Otro es el caso que recuerdo de un ejecutivo que anhelaba tener un pent-house y luchó por obtenerlo por largo tiempo, hasta que al fin lo logró y era por supuesto motivo de orgullo, tanto que a todos sus familiares y amigos los llevaba solo para que lo reconocieran, lo admiraran e incluso lo envidiaran y todo giraba en torno a ello. sin embargo y con el paso del tiempo le comenzó a resultar una carga; ya que el costo que exigía era alto pues tenía que pagar mantenimiento, el pago de los servicios era mayor a lo que esperaba, además de que se encontraba lejos de su trabajo lo cual mermaba su energía, sus vecinos acostumbraban hacer reuniones que ameritaban otro costo al turnar dichos eventos dentro del edificio y sus vecinos  que en su mayoría eran personas que disfrutaban de ese nivel de vida sin tener que cumplir con un trabajo que les implicara cumplir con horarios. Pero en un principio tenía que estar a la altura de su nuevo nivel de vida. Su agobio por cumplir con los compromisos financieros y sociales se fue tornando en cansancio, fastidio y en un estado de incomprensión pues sería una vergüenza que las personas se enteraran de que no podía continuar con ese ritmo. Pero como suele suceder en estos casos, llegó el día en que fue insostenible.

¿Te imaginas en esa situación?

Bien pues tal vez optarías por venderlo e ir a una ubicación confortable pero con menores exigencias sociales y financieras, para que pudieras acceder a una salud física y emocional. Pero esa no fue la decisión que esta persona tomó; ya que para él bien valía la pena el sacrificio de vivir en dónde creía era un anhelo por mucho tiempo acariciado. Así que sin darse cuenta había tenido fricciones con todos sus vecinos por que

“eran unos abusivos que le sacaban el dinero con sus reuniones”,

además dejó de invitar a su familia porque le resultaba onerosos dichos eventos, canceló su mensualidad en el gimnasio pues no le era posible seguir pagándola; se dedicaba a dormir el mayor tiempo que podía. En fin que el aislamiento fue trascendiendo hasta en su trabajo pues se recrudeció su carácter y de ser el jefe que todos admiraban por su buen juicio, así como sus buenas relaciones publicas y por las que era recurrentemente nombrado para liderar proyectos con otras compañías; ahora comenzó a denotar un agotamiento físico, una falta de entusiasmo y de un permanente fastidio que era evidente para todos menos para él. Por lo tanto dejó de ser seleccionado en algunos proyectos, lo cual agravó, aún más, su situación financiera. Algunas personas a su alrededor comenzaron a armar historias ficticias en torno a la razón su cambio. Comenzó a culpar a la mala suerte, al destino, a las mal intencionadas pues según él las personas que hablaban a sus espaldas de seguro habían envenenado a su jefe, pero nada de eso le devolvía la confianza para recuperar su antiguo nivel en el trabajo; por el contrario se agudizó su desconfianza y dejó de compartir con sus subalternos nuevos proyectos porque le podrían arruinar sus buenas decisiones con ese insano deseo de desbancarlo.

Entonces te preguntarás ¿No debo tener anhelos? ¿Será que los sueños se desvanecen cuando los alcanzas cuán colorido arcoíris? ¿Es ingenuo el que se atreve? ¿Es una locura intentarlo?

Pues bien, yo te recomendaría lo siguiente

Pregúntate ¿Cuál es mi montaña? Descubre en ti mismo cuál es ese objetivo a cumplir. Para ello deberás imaginarte habiéndolo logrado, claro que te llenarás de júbilo y tu corazón latirá entusiasmado, pero una vez que pasaron unos minutos y paso la euforia piensa en los costos que ese logro te representa; puede ser un costo financiero, social, emocional, físico, etc.

Y ahora pregúntate ¿Estoy dispuesto a pagar ese precio? Y ¿Me alcanzará lo que tengo para pagarlo indefinidamente? ¿Cuento con las herramientas necesarias para hacer frente a la decepción que puede representar el que no sea lo que busco? Si en el peor de los escenarios, ¿Estoy preparado para descubrir que debo renunciar a el a cambio de mi salud física, emocional o espiritual?

Solo con un análisis honesto y concienzudo encontrarás tus propias respuestas.

Sin importar cuál sea tu decisión no olvides disfrutar de la experiencia, porque cuando lo logres desearás vivir de nuevo esa ilusión, esa esperanza y con el tiempo encontrarás una nueva montaña para ti.

Disfruta tu logro así como el proceso!!

Compárteme tus procesos y tus logros pues me llenará de beneplácito y de seguro que te orientaré y animaré en tus nuevas aventuras.

¿Es para ti trascender = objetivo de vida?

En la actualidad hay reflexiones que siguen vigentes desde el tiempo de nuestros abuelos, pero los cambios en distintos escenarios que hoy vivimos nos muestran que existen reflexiones que bien vale la pena reevaluar. Tal es el caso de la frase que hace algunas décadas era muy popular, en la que se expresaba que si se quería trascender en la vida se debía:

  • “Escribir un libro,
  • Tener un hijo y
  • Plantar un árbol”

Y cabe aquí la interrogante; ¿Seguirá vigente?

Partiendo del hecho de que actualmente el promedio de vida ha cambiado, y ahora vivimos más años y en ese sentido existen mayores oportunidades para que podamos lograr esas 3 cosas e incluso superarlas. A algunos con agudo sentido de auto cuestionamiento nos hace preguntarnos ¿y después de eso que sigue?

Somos sin lugar a dudas afortunados que tenemos la oportunidad no solo de plantar un árbol sino de verlo crecer, no solo tener un hijo sino inculcarle valores y gracias a la tecnología sin necesidad de publicar un libro podemos difundir nuestros pensamientos con alcances internacionales.

Tomando en cuenta lo anterior, te propongo ir más allá de lo que lograron nuestros abuelos y a su vez nuestros padres; aventurémonos en una tarea que nos permita que en la búsqueda del bienestar personal encontremos la forma de generarlo para otros y desde tu campo de acción transcender como objetivo de vida para transmitirlo a nuestros amigos, sobrinos, hijos, nietos, en fin a quienes sean sensibles a esta dinámica positiva de circulo virtuoso; que te devuelva satisfacciones personales más allá de tu esquema de vida en cotidianidad de tus día a día.

Es por ello que podemos jugar a aspirar más ¿te gustaría intentarlo?

Nos extendieron el plazo y hay que aprovecharlo!!!

Aquí te hago algunas recomendaciones:

  • Dedica tiempo a realizar actividades de reciclaje;
  • Enseña a tus hijos a alimentarse saludablemente, lo cuál será un legado de salud para toda la vida;
  • Involúcrate en una acción altruista por pequeña que resulte;
  • Facilítales a tus hijos el autoconocimiento a través de sus logros;
  • Busca equilibrio con la meditación y radiarás a tu entorno paz que se reflejará en cambios de actitud en aquellas personas con las que convives diariamente.

Deseo que tengas éxito en la tarea!!!!

Compárteme tu experiencia