¿Tu trabajo te llena o te vacía?

Existen trabajos que te llenan porque son los que te apasionan, son aquellos que son ad-hoc a lo que te has capacitado o porque tus habilidades estan plenamente alineadas a tus actividades principales; son aquellos en los que aprendes, en los que sientes satisfacción por los objetivos que vas logrando en el mediano y largo plazo.

Esa situación es la ideal, pero desafortunadamente no se da en la mayoría de los casos, tal como se muestra en un artículo del día 13 de octubre de 2013, elaborado por Susan Adams colaboradora de Forbes, quien expresa que; de acuerdo con un informe elaborado por Gallup “en el mundo existe el doble de trabajadores “activamente desconectados” que trabajadores “comprometidos” que aman a sus puestos de trabajo”*. El estudio abarcó alrededor de 230,000 empleados de tiempo completo y a tiempo parcial en 142 países. “Gallup descubrió que sólo el 13% de los trabajadores se siente comprometido con su trabajo. Eso significa que tienen un sentido de pasión por su trabajo, una profunda conexión con su empleador y pasa sus días innovando e impulsando a su empresa.”* Y es México el país con un mayor grado de insatisfacción laboral dentro de los países de America Latina, en una proporción de 60% del total de trabajadores contemplados en el estudio.

Pero ¿Cuáles son los trabajos que te vacían? Ya sea porque nada de lo que haces es suficiente, pues aún cambiando de estrategia no logras resolver los temas importantes. Son trabajos que demeritan tu autoestima, son los que odias al llegar y de los que añoras salir. Son los que, en un absoluto sentido de compensación, “te hacen” gastar de más porque sientes que es para ello que te esfuerzas por lo que te das ciertos “lujos”. Sabes que ese trabajo te da de comer pero es lo que te roba la salud. Es por eso que digo que son los que te vacían proque haciendo un balance sucede que es más lo que pierdes que lo que ganas. Y son los que al pasar de los años te dejan un gran vacío en tu interior.

Recuerdo el caso de un jefe que tuve hace algunos años, quien en varias ocasiones se quedó trabajando toda la noche por cumplir con alguna encomienda especial, con el consecuente desgaste físico y emocional. Al cabo de algún tiempo llegó el momento de su jubilación y pensó que al encontrarse por fin cerca de su familia encontraría en ella el reconocimiento de sus hijos y la comprensión de su pareja, pero para su sorpresa esto fue todo lo contrario porque encontró una total indiferencia; se perdió tanto tiempo que su familia se acostumbró a su ausencia y tal como sucede en la vida de todo ser humano que sigue adelante se adoptó a esa situación. Sus hijos como es natural cambiaron sus preferencias al crecer, de las cuales por supuesto él desconocía y sus compromisos sociales ya no lo contemplaban. Todo esto aunado a su falta de actividad y su demeritada salud le abrieron la puerta a la DEPRESIÓN.

Yo admiro a las personas que disfrutan lo que hacen, que los motivan sus propios logros y que incluso están poniéndose metas más ambiciosas. esto logra contagiarme ese entusiasmo. Claro que que no todo lo que respecta a nuestro trabajo es algo que nos guste pero la mayor parte si. Es por eso que considero de vital importancia reconocer a tiempo los trabajos que te llenan o te vacían.

Fuentes:

*http://www.forbes.com.mx/mexico-el-pais-con-mayor-insatisfaccion-laboral-de-latam/